Duopower

Home  >>  Duopower

Duopower nace a partir de una prohibición; la de un reconocido urólogo barcelonés, sobre un ciclista. El motivo: literalmente no podía apoyarse sobre el sillín.

Aunque totalmente desmoralizado, el ciclista insistió en posteriores visitas en preguntar qué podría hacer para volver a subirse a una bicicleta. La respuesta fue muy simple:”Sentándote sobre un sillín sin punta en el que no apoyes la zona perineal”. Este sencillo comentario fue el principio de todo, la chispa que enchufó la mecha, y a partir de la cual se empezaron a generar las primeras ideas en la mente.

Pero había que llevar a cabo y plasmar todas esas ideas, por lo que se ayudó de Eduardo Elizalde, especialista en desarrollo de producto, además del propio urólogo que le estaba tratando, y de un equipo multidisciplinar. Tras innumerables pruebas, esfuerzo, y prototipos testados en el circuito del canal olímpico de Castelldefels, se llega al diseño actual.

Tampoco deja de ser curiosa la forma en la que Eduardo Elizalde encontró la fábrica con la capacidad y tecnología suficiente para fabricarle a partir de ese momento sus sillines. Encontrándose en una feria de componentes para calzado, cogió con una mano  una plantilla anatómica y con la otra puso unas varillas de sillín debajo, diciéndole al fabricante alicantino que tenía en frente:  “Si puedes fabricar plantillas, también puedes fabricar sillines”. Asi empezo la fabricación en España de los sillines Duopower.

El tiempo ha dado la razón al concepto y al diseño de Duopower. Cuando años más tarde salió el primer estudio del Ministerio de Salud Pública de los Estados Unidos sobre como tenía que ser el sillín para evitar las afectaciones físicas que producen los sillines tradicionales, en dicho estudio, además de confirmar las graves afectaciones de los sillines con punta en la salud de hombres y mujeres,  se diseñó un sillín que evitara todos estos problemas, coincidiendo en forma exactamente al que Duopower había ya fabricado.

A día de hoy, Duopower no cesa en su empeño de innovar año tras año, y de abrir mercados por todo el mundo.

¡Por cierto!: Nuestro amigo ciclista volvió a ir en bici  🙂